Convertirse en maestro Reiki

Muchas personas que hayan probado la terapia Reiki o tengan experiencia como masajistas o quinesiólogos quizás se interesen por convertirse en maestro Reiki. En este apartado te resumimos algunos aspectos clave a la hora de plantearnos la formación en Reiki.

¿Es legítimo cobrar como maestro Reiki?

Sí, siempre que se tenga de la formación requerida. Para abordar este tema es necesario remontarnos al origen de esta disciplina. Podemos centrar el nacimiento del Reiki tal y como lo entendemos hoy en 1870 de la mano de Mikao Usui. Este monje cristiano japonés que habitó la ciudad de Kioto es considerado el padre del reiki moderno.

Se dice que tras una crisis de fe, Mikao buscó respuesta textos sánscritos sobre el poder de sanación. Después, de un retiro espiritual en la montaña volvería a la ciudad de Kioto prestando gratuitamente sus conocimientos a los más necesitados. El monje no solo curaba enfermedades físicas, también les ayudaba a encontrar trabajo y mejorar sus hábitos de vida. Lamentablemente con el tiempo descubriría que muchos de los cuales ayudó no sólo volvían a sus antiguos malos hábitos, sino que tampoco le agradecieron la ayuda.  (‘El gran libro del reiki’, Massimo Mantovani, 2016).

Decepcionado el monje seguiría viajando y conocería al doctor Hayashi. Con el tiempo ambos inaugurarían un clínica en Tokyo llamada Shina Nomachi. El cobro de servicios lograría mantener la institución, seguir investigando y formando personas. Sin embargo, el cobro no es el único requisito necesario para practicar Reiki. Las personas que quieran practicarlo deben de mostrar disciplina y profundo interés. 

Por ello, el cobro por la prestación del servicio se ha practicado casi desde el comienzo del Reiki. Sin embargo, nos gustaría recalcar que camino de convertirse en maestro Reiki conlleva años de estudio y dedicación. Es un camino que no se elige por dinero sino por una vocación de ayuda a los demás y búsqueda espiritual.

¿Dónde formarme como maestro?

Por suerte hoy en día podrá encontrar muchas opciones para la formación. Aconsejamos comenzar con un seminario o asistir a un curso presencial. Si esto no fuera posible también existen cursos online y libros.

El tiempo de estar formación depende del tiempo que se le dedique y del centro o maestro al que usted se dirija. Pero, normalmente la formación para convertirse en maestro Reiki suele ser de uno a tres años.

En general, se suele hablar de tres etapas diferenciadas: Primer Nivel, Segundo Nivel y Maestría. A medida que avanzamos en los niveles vamos adquiriendo más conocimiento y práctica.

El Primer Nivel es la toma de contacto e iniciación. En el Segundo Nivel nos centramos en un plano más ascendido y espiritual. Finalmente, cuando adquirimos la Maestría nos convertimos en maestros. En 1998 Phyllis Lei Furumoto (gran maestra Reiki) reconoció el derecho a instruir a otros maestros. Esto significa que una vez somos maestros tenemos la formación necesaria para poder formar nuevos discípulos.

Cosas a tener en cuenta

Si usted posee otros títulos como masajista, entrenador personal, enfermero, fisioterapeuta u otra formación relacionada con la salud o el cuidado personal entiende en parte como proceder. Pero, si es una persona que no tiene ningún tipo de experiencia trabajando en este tipo de entornos debe tener varias cosas en cuenta.

Primero, tras obtener su titulo de maestro Reiki debe comprometerse a cumplir las normas sanitarias y prácticas deontológicas que no pongan en peligro a cualquiera de sus clientes.

Segundo, para aquellos que se lo pregunten, en la terapia Reiki jamás se tiene un contacto directo con genitales ni es necesario desvestirse. Además, las sesiones deben parar automáticamente siempre que el cliente manifieste cualquier incomodidad.

Por último, no solemos aconsejar las sesiones de Reiki en menores de edad a no ser que las realicen acompañados de sus tutores legales. Pero, una alternativa para los adolescentes que se interesen por el Reiki es que tomen clases de meditación en un centro de yoga. Y para los más pequeños recomendamos que practiquen las técnicas de respiración para calmar la ansiedad.

¿Necesito un consultorio?

El Reiki suele ejercerse en lugares de masajes, centro de yoga o clínicas de fisioterapia o quinesiología. En caso en que esté pensando abrir un centro al público debe documentarse sobre las normas y requisitos que las autoridades sanitarias de su país impongan para este tipo de casos. El Reiki es una práctica compatible con muchas otras disciplinas y terapias alternativas. Además, suele funcionar muy bien tanto para personas con tendencia a la ansiedad como para aquellos que buscar orientación espiritual.

Una vez tienes el espacio toca definir una tarifa por los servicios. No existe una cuota mínima o máxima, todo depende del tipo de servicios que se quiera ofrecer. Generalmente la inversión en materiales no suele ser cara. Pero, al menos necesitarás una camilla, armonizadores del ambiente, música o cuencos tibetanos, material didáctico, almohadones o un tatami, iluminación adecuada, material de higiene y limpieza. Además, hay personas que combinan el Reiki con la gemoterapia o aromaterapia.