Dificultad para respirar y ansiedad

La sensación de dificultad para respirar o el dolor el pecho pueden ser síntomas físicos de ansiedad. Respirar es la forma que tiene el cuerpo de oxigenarse. Pero, el miedo o la ansiedad pueden hacer que respiremos de forma ineficiente.

La ansiedad

La ansiedad es un sentimiento complejo que se base en preocupaciones sobre el futuro. Las personas que la experimentan sienten que no tienen control sobre aquellos sucesos negativos que están por venir. Algunos se sienten atormentados por el miedo que les produce una situación concreta. Esta situación puede ser, por ejemplo: perder una pareja, fracasar, quedarse sin empleo o la muerte.

Podemos decir que tener miedo en un momento puntual puede salvarnos la vida. Por ejemplo, si vemos un tigre y sentimos miedo estaremos aumentando nuestra capacidad para evitar un ataque. El problema no es tener miedo. El problema es vivir con miedos. Esto justamente es lo que ocurre a las personas con ansiedad.

ansiedad

Lo que diferencia un estado de ansiedad de un estado de alerta es la ausencia de peligro real. Es decir, la persona ansiosa siente miedo a qué algo malo ocurra a él o a sus seres queridos. Sin embargo, la mayoría de las veces no existe un peligro real.

Imagina una persona que vive con miedo de perder su puesto de trabajo. El miedo hace que dude sobre su eficacia y que no esté a gusto. El miedo a cometer un error le impide realizar tareas simples. Está tan enfocada en su miedo que no puede trabajar con normalidad. En definitiva, su miedo a perder el trabajo no la ayuda en nada. Es más, el miedo prolongado empeora nuestro rendimiento.

La obligación de ser feliz

Nuestra sociedad de consumo nos ‘obliga’ a estas felices. Dicho de otro modo, nos sentimos mal con nosotros mismos por no ‘ser felices’. Desde pequeños nos hacen creer que ‘lo normal’ es ser feliz siempre. Cuando miramos redes sociales o publicidad vemos gente feliz. Nos hacen sentir que nuestro objetivo en la vida es ser felices.

Sin embargo, ¿acaso no es lógico sentirse mal o infeliz en un mundo como este? El príncipe Siddhartha dio respuesta a eso hace más de dos mil años. La pobreza, la violencia, el odio, la enfermedad, la muerte y la miseria han convivido con nosotros desde el principio de los tiempos. Por este motivo, el budismo y el reiki no se basan en fórmulas para encontrar la felicidad. Al contrario, se basan en la liberación del sufrimiento, de la ilusión y de la confusión.

Respirar como forma de calmar la ansiedad

Si bien el budismo y el reiki no venden manuales de cómo ser felices, estas corrientes cuentan con infinidad de técnicas y recursos para calmar el dolor físico y espiritual.

Una de estas técnicas aptas para todo el mundo es controlar la respiración. Aunque muchos se sorprendan, la realidad es que respiramos de forma incorrecta muchas veces. El cuerpo al sentir peligro o al tener que huir pone en marcha la respuesta fisiológica. Contrae músculos, segrega hormonas, para la digestión, contrae pupilas, prepara los oídos y también hace que respiremos con el tórax.

La respiración torácica es fácil de identificar. Basta con que coloques una mano en el pecho y la otro en tu barriga. Inspira aire hincando tu pecho y contrayendo tu estómago hacía dentro. La respiración torácica en sí no es mala. La usamos cuando nos sentimos atacados o cuando vamos a atacar.

Te sorprenderá saber que este tipo de respiración nunca se da cuando estamos relajados, felices o risueños. Cuando estamos disfrutando de un rato agradable o nos sentimos en calma respiramos con el abdomen. Un ejemplo es cuando llegamos a casa después de un duro día y nos recostamos en el sofá. Muchas personas notan como su barriga se ‘libera’.

La respiración como forma de calmar la ansiedad

Respiración abdominal para relajarme

Tomarnos unos minutos al día para respirar de forma abdominal ayuda a reducir el estrés de forma importante. Regálate unos minutos y recuéstate en un lugar tranquilo. Coloca una mano en el pelo y otra en tu barriga. Respira de forma que la mano de la barriga suba mientras la del pecho baja. Mientras respires de esta forma tu cuerpo no puede entrar en pánico. Cuanto más tiempo la practiques, más control tendrás sobre las reacciones de tu cuerpo.

Acabamos invitándoos a todos a comentar y os dejamos esta reflexión:

“Todos cometemos errores en nuestra vida en alguna ocasión. Por lo tanto, no te preocupes demasiado ni seas excesivamente prudente con todo.”

Dzongsar Jamyan Khyentse

Según la OMS más de 260 millones en el mundo tienen trastornos de ansiedad. Muchos otros conviven con ella cada día. La lucha contra la ansiedad es también la lucha por la salud mental.

10 comentarios sobre “Dificultad para respirar y ansiedad

  1. Este tipo de respiración lo aprendí con un asesor del metabolismo. Increible como al hacerlo a la noche hasta sueño acompañado de bostezos. Confirmado relaja

  2. Yo lo aprendí con Roxana, mi psicóloga y me ha sacado de situaciones difíciles. Hoy me siento estupenda y llevo muchos años sin sufrir crisis de ansiedad o pánico, pero la herramienta está ahí por si llegara a necesitarla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *