Mala Suerte y Feng Shui

Existe la idea de que el mal feng shui generan mala suerte. Pero, esto no es del todo correcto. El feng shui es mucho más que supersticiones. De hecho, hasta la última década del siglo XX estuvo reservado únicamente para los reyes y la alta nobleza. Para entender un poco mejor la relación entre ‘mala suerte’ y el feng shui debemos empezar por el origen. 

Ocupación consciente del espacio

La palabra feng shui  (风: fēng; viento | 水: shuǐ; agua) es una disciplina que busca la ocupación consciente del espacio. Pensemos en un segundo qué significa esto. Construimos nuestros hogares y espacios en función de nuestra cultura y de nuestros recursos económicos. En el aspecto cultural cada cultura ha adoptado ciertos estilos característicos. 

Por un lado, cada cultura ha ocupado y decorado espacios según sus creencias y el clima de la zona. Por ejemplo, en el Islam el agua significa pureza e incluyen fuentes en muchas de sus construcciones. Otro ejemplo, la decoración de Halloween con origen en las antiguas religiones paganas que buscaban la forma de ahuyentar espíritus malignos. También, existen aspectos culturales orientados a combatir el clima específico como las casas blancas del mediterráneo o los techos altos del norte de Europa. 

Por otro lado, el nivel recursos con los que contemos también influirá en la forma en cómo ocupamos el espacio. Generalmente, la gente que tiene un mayor poder adquisitivo suele contar con espacios más grandes y confortables. Tampoco debemos olvidar la intencionalidad. Por ejemplo, los palacios venecianos competían por la decoración de fachadas como exaltación de la riqueza de la familia que lo habitaba. En cambio, otros edificios como las fortificaciones militares o prisiones tenían como intención la de proteger o aislar. 

En resumen, cada cultura ha estudiado la mejor forma de ocupar el espacio. Sin embargo, pocas culturas antiguas reflexionaron sobre el impacto que tenía la arquitectura y la decoración sobre nuestro bienestar. Cuando ocupamos el espacio espacio pensando solo en modas o en lo ‘tradicional’ no lo estamos haciendo de manera consciente. 

ocupación consciente espacio

Origen del feng shui

Su origen exacto no se conoce. Sin embargo, se tiene constancia del uso de esta disciplina ya en el 221 a.C. El feng shui tiene sus orígenes teóricos en la filosofía de Lao-Tse. Podemos considerarlo el equivalente a Platón en la cultura occidental por su gran influencia en toda la cultura oriental, especialmente China. 

El feng shui considera que los seres vivos contenemos energía, llamada Chi o Qi. Esta energía se encuentra en un fluir constante, al igual que el agua (viva) o el viento (dirección). Sin embargo, esta energía puede verse estancada por muchos motivos. Cuando el Chi se estanca se convierte en Sha. Un ejemplo extremo sería un lugar donde se han almacenado cadáveres. Este lugar tendría mucho Chi estancado. Este Chi estancado produce efectos negativos en los seres vivos. 

Un ejemplo más sutil es una habitación cerrada con aire viciado. Estos lugares también contienen Sha y nos producen malestar. El problema es que muchas veces no somos conscientes del motivo de nuestro malestar. Puede que ciertos lugares te generen malestar y no sepas identificar el motivo. Esta sensación es muy común, pero pocas culturas han estudiado el motivo de porqué existen ciertos lugares que nos generan malestar. 

Debemos aclarar que si bien el Sha tiene efectos negativos, este está siempre presente. Un buen símil es el cauce de un río. Si bien el río fluye de las montañas al mar, por el camino existen pequeños diques o sedimentaciones que generan estancamientos del agua. De esta misma forma, el Chi fluye alrededor de toda materia viva aunque existan pequeños puntos de estancamiento. La clave reside en ser consciente de qué lugares contienen energía estancada y cómo hacer que fluya. 

Espejos y mala suerte

Quizás alguna vez hayas oído que romper un espejo atrae la mala suerte. Y esto tiene cierta relación con el feng shui. El espejo se ha visto como un elemento mágico en muchas culturas o corrientes esotéricas. Muchos los consideran portales con ‘el más allá’ y en muchas culturas los espejos se tapan cuando alguien fallece. Sin embargo, para el feng shui no es un elemento mágico en sí mismo. Lo que ocurre es que el reflejo potente del espejo dispara el Chi orientándolo a un lugar concreto.  De modo que los espejos pueden ser aliados para fomentar la armonía o pueden ser grandes desarmonizadores. 

espejos mala suerte

Si bien la disciplina del feng shui es amplio y cada espacio debe ser cuidadosamente estudiado, existen algunas reglas generales para el uso de espejo. Una regla evitar espejo que deforman la imagen, esto incluye espejos rotos, espejos biselados, espejos con grabados o espejos deformantes. Se cree que estos espejos lo que hacen es alborotar el Chi, estancándolo y produciendo Sha. 

Otra recomendación es no colocar espejos grandes frente a la puerta de entrada. Esto se debe a que impide que la energía entre por la puerta, generando estancamientos y rompiendo la armonía. Finalmente, se desaconseja que los espejos se orienten a la cama. A muchas personas les genera incomodidad dormir enfrente de espejos. Para el feng shui el motivo se debe a que los espejos enfocan todo el Chi hacia nosotros generando Sha alrededor nuestro. Recordemos que los lugares con alto Sha siempre generan malestar. 

El agua fuente de vida

Para todos los seres vivos el agua es sinónimo de vida. Pero, recordemos que no toda agua es buena para nosotros. Por ejemplo, el agua estancada (baja en oxígeno) impide la proliferación de vida. 

Todas las grandes civilizaciones se han asentado alrededor de ríos y mares, fuentes de vida. Además, el agua es vital para todos los recursos naturales. También, la higiene y la salud dependen de la calidad y cantidad de agua. Para la cultura china, el agua es sinónimo de dinero y abudancia. 

“Donde falta el agua, no hay más que muerte y pobreza”.

Dicho popular chino

Una regla general del feng shui en cuento al agua es evitar siempre el agua sucia o estancada. Por ello, las peceras dentro de los hogares suelen ser un punto polémico ya que pueden generan bastante Sha. De la misma forma, las imágenes también tienen un fuerte poder para el feng shui. Si nos rodeamos de imágenes desérticas o que aluden a la falta de agua estamos haciendo un llamado a la falta de agua. El feng shui también considera nocivas las humedades y goteras ya que producen estancamiento de agua. Sin embargo, el estudio del agua en la decoración feng shui es bastante amplio y complejo.

feng shui algo más que supersticiones

Feng shui, algo más que supersticiones

Estemos de acuerdo o no en la efectividad del feng shui, no podemos negar su riqueza cultural. El hecho de que hace 2200 años existiera una cultura que hablara de ocupación consciente y de cómo la arquitectura afecta nuestra calidad de vida es cuanto menos admirable. Nos invita a reflexionar y a cuestionar la armonía de nuestros hogares. ¿Existe algún lugar que nos genera malestar en nuestra casa o lugar de trabajo?, ¿Alguna hemos sentido malestar asociado a un lugar concreto?, ¿Alguna vez he sentido que algún lugar tiene mala energía?

4 comentarios sobre “Mala Suerte y Feng Shui

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *