La mentira sobre el Reiki

Aquellos que afirman que el Reiki es mentira o pretende engañar malinterpretan o desconocen esta disciplina. A continuación, abordamos algunas de las duras afirmaciones que se han hecho sobre el Reiki. 

El Reiki no cura

Al igual que mucha de la medicina oriental, el Reiki está más orientado a prevenir que a curar. Para empezar ningún maestro Reiki ha afirmado que el Reiki tenga propiedades curativas sobre patologías severas como el cáncer o el coronavirus. Se trata de una terapia complementaria y destinada a mejorar la calidad de vida de las personas que lo practican. La terapia Reiki nunca se ha vendido como un método que sustituye la medicina clínica. De hecho, el Reiki al igual que otras terapias alternativas solo buscan fomentar el autoconocimiento, la meditación y la espiritualidad. 

el reiki no cura

Las personas que practican Reiki no lo hacen a cambio de dinero. Lo hacen porque al practicarlo encuentran alivio del dolor físico y espiritual. De hecho, la mayoría de maestros Reiki no viven de ejercer como tal, sino que la mayoría de ellos obtienen ingresos de otras fuentes. Si bien los maestros tienen permitido cobrar por sus servicios, el ejercicio de la terapia Reiki no está orientado al enriquecimiento económico. De hecho, una de las bases de esta disciplina es ‘gánate la vida honradamente’. Se trata de una filosofía de vida, una forma de entender el mundo. Consiste en fomentar el respeto, el autoconocimiento y la ayuda a otros. 

Experimento de Emily Rosa

En 1998 la pequeña Emily de once años es guiada por su madre (enfermera), su padrastro y el médico Stephen Barrett a realizar un experimento en la feria de su colegio. El experimento consistió en una mesa con un cartón que separaba a la pequeña de personas que decían ser expertos en Reiki. El objetivo era comprobar si los supuestos ‘expertos’ eran capaces de percibir la energía de la mano de Emily, la cual, se encontraba a escasos centímetros. El resultado fueron 123 aciertos de los 280 intentos. De esto, los autores del experimento concluyeron que el 44% de aciertos se debían al azar y que el Reiki era una mentira. 

Para empezar la persona detrás del experimento fue nada menos que Stephen Barret, conocido por ser un gran opositor de la medicina alternativa. Sin embargo, vendieron que la mente detrás del experimento era Emily. 

El experimento se llevó a cabo en la feria del colegio de Emily. Dentro de los sujetos experimentales había  supuestos ‘expertos en Reiki’ . Sin embargo, en el experimento no se especifica qué criterios usaron para seleccionarlos. Dentro de la muestra experimental había sujetos que decían practicar Reiki, otros que decían ejercer terapia  “Toque Terapéutico” o la “Imposición de Manos” . De modo que nunca certificaron que los supuestos ‘expertos en Reiki’ lo fueran realmente. Tampoco diferenciaron entre personas que tenían más años de experiencia que los que llevaban menos tiempo practicando estas terapias. 

experimento emily rosa

Muchos han sido los que han criticado los métodos estadísticos empleados por los autores.  Recordemos que usaron 28 sujetos, a los cuales, examinaron 10 veces.

Para empezar 28 sujetos no es una muestra significativa para un estudio clínico. Además,  los autores afirman que como la tasa de aciertos fue del 44% se debe al azar. Esta afirmación es demasiado reduccionista. Recordemos que si lanzamos una moneda al azar infinitas veces obtenemos un probabilidad del 50%. Pero, 280 intentos distan mucho de ser un número infinito. Además de no detallar el método que usaron para asegurarse de que los sujetos eran realmente maestros Reiki, tampoco tuvieron en cuenta la tasa del error.

Desde fallos del diseño experimental, la influencia de los entrevistadores sobre los sujetos, los fallos que pudiera cometer la pequeña Emily, las perturbaciones existentes en la sala o el error de medición. Ninguno de estos aspectos se reflejan en los estadísticos. 

El experimento no solo no certificó los conocimientos de Reiki de los sujetos, tampoco tuvo en cuenta que el entorno experimental pudo haber afectado negativamente a los sujetos. Ya que no es lo mismo que los evalúen en nuestro lugar de trabajo a que lo hagan en una sala llena de personas. 

La mente detrás del experimento

Stephen Barrett es conocido por su investigación negativa para criticar la medicina alternativa. Este autor rechaza la mayoría de los estudios de casos positivos y además afirma que la mayoría de las terapias alternativas “simplemente deben descartarse sin más investigación.” Este autor ha señalado a la homeopatía, la quiropráctica y la acupuntura como fraudes. El investigador Vankevitch criticó a Barret acusándolo de querer destruir la “diversidad médica” y usar “terminología denigrante” contra todos aquellos que no apoyan sus teorías. 

Muchos dentro de la comunidad médica acusaron a S.Barren de promover un modelo excluyente de la medicina y de deshumanizar a los pacientes.

El Dr. Stephen Barrett busca exponer tratamientos médicos no probados y posibles prácticas inseguras a través de su sitio de cosecha propia pero bien organizado. Atacando principalmente a las medicinas alternativas, la homeopatía y los quiroprácticos, el tono aquí puede ser bastante severo. Sin embargo, las listas de fuentes de consejos de salud que se deben evitar, incluidos libros, médicos y organizaciones específicas, son excelentes para quienes no están informados. 

Revista Forbes (2003)

A pesar de todo, Barret también fue elogiado y reconocido por su lucha contra la charlatanería y el fraude. Sin embargo, también se le acusa de no ser imparcial.  Afirman que enumera algunos médicos y organizaciones específicas sin explicar el motivo de su selección y atendiendo a intereses particulares.

El Reiki en el mundo actual

No es un misterio para nadie que las grandes farmacéuticas son las que financian estudios, investigaciones y demás proyectos médicos. Si bien tiene un lado positivo que es avance en tecnología que nos permite mejorar la salud. También, significa que estamos a merced de los intereses ocultos de estas grandes compañías supermillonarias. 

reiki mundo actual

Las grandes farmacéuticas son las que financian la Organización Mundial de la Salud. Grandes conglomerados de empresas como GlaxoSmithKline (GSK), Novartis, Sanofi Pasteur o Merck invirtieron más de 90 millones de dólares en donaciones. 

El Reiki y demás terapias alternativas no atacan a la medicina clínica. De hecho, un maestro Reiki jamás debería intervenir en la medicación o el tratamiento médico de su cliente. Sin embargo, el hecho de fomentar un estilo de vida natural, el uso de la meditación frente a medicamentos y el recomendar la espiritualidad como fuente de bienestar hacen que el Reiki sea una amenaza para todas estas grandes compañías. Y es que si aprendemos a escuchar nuestro dolor y el dolor de otros no seremos tan vulnerables. Si aprendemos a tratar nuestro cuerpo con respeto viviremos más y mejor. 

El experimento de Emily Rosa es de los más citados para afirmar que el Reiki es mentira. Sin embargo, un solo experimento llevado a cabo en 1998 con 28 sujetos y con fallos experimentales que no fueron tenidos en cuenta no es suficiente para afirmar que el Reiki no funciona. Además, recordemos experimentos famosos como el de Harlow con las crías de monos que demostró lo que todos sabemos: el contacto humano es vital para nuestro desarrollo y nuestro bienestar físico y emocional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *